Hablemos de tu futuro

Volver
3.8
(5)

 

 

Mucho se habla del actual sistema de pensiones y la necesidad de introducir cambios para transitar a uno mixto. Lo que no se dice es que actualmente nuestro sistema es mixto, donde las AFP son solo un actor encargado de la administración de los fondos, pero no son el único.

¿Por qué? Chile cuenta con un sistema previsional basado en tres pilares: solidario, contributivo y voluntario y donde- por consiguiente- los ahorros previsionales son resultado de un aporte tripartito: el estado, los empleadores y los trabajadores.

A continuación, te explicamos en detalle cómo funciona cada uno de ellos:

Pilar Solidario

Este pilar tiene como objetivo garantizar una base de ingreso para la vejez, para el 60% más pobre de la población que se compone de las siguientes alternativas:

Pensión Básica Solidaria (PBS)

Este es un beneficio mensual pagado por la Institución de Previsión Social (IPS), que entrega el Estado y pueden tener acceso todas aquellas personas que no tengan derecho a pensión. Existen dos tipos, de Vejez y por Invalidez.

Aporte previsional solidario (APS)

Beneficio que entrega el Estado a las personas que durante su vida laboral activa cotizaron en una cuenta individual obligatoria en una AFP y que producto de ese ahorro previsional pueden financiar una pensión base inferior o igual a la Pensión Máxima con Aporte Solidario (PMAS).

El Aporte Previsional Solidario (APS) es un beneficio en dinero, que entrega el Estado al 60% de la población más vulnerable, con el fin de complementar su pensión autofinanciada a través de la AFP. Este monto varía según la edad del pensionado.

Pueden acceder los pensionados que tengan una pensión mayor a $0 y menor a la Pensión Máxima con Aporte Solidario; o bien mayor que $0 y menor que la Pensión Básica Solidaria de Invalidez y que reúnan los requisitos que señala la Ley de Pensiones Solidarias (Nº20.255).

Pilar Contributivo

Es de carácter obligatorio para los trabajadores dependientes (con contrato de trabajo) e independientes (que emiten boleta de honorarios) y consiste en las cotizaciones previsionales que pagamos todos los meses, las cuales corresponden a un porcentaje de nuestros ingresos.

Hoy este porcentaje es un 10% del sueldo bruto. De este monto, 1,41% de la remuneración imponible se destina al Seguro de Invalidez y Sobrevivencia. Dentro de sus beneficios está que los fondos no son embargables y además son heredables, así como también el ya mencionado Seguro de Invalidez y Sobrevivencia.

Pilar Voluntario

Este pilar entrega alternativas de ahorro complementarias a la cotización obligatoria, lo que permite generar un ahorro adicional para aumentar el monto de tu pensión o bien anticipar tu edad de jubilación. Al ser voluntario, su financiamiento es por medio de aportes libres que cada persona elige, los que pueden ser mensuales o esporádicos.

Bajo esta modalidad existe el Aporte Previsional Voluntario (APV) que entrega como beneficio una bonificación estatal de un 15% (en régimen A) y una rebaja tributaria (en régimen B), el Ahorro Previsional Voluntario Colectivo (APVC), y la Cuenta de Ahorro Voluntario (CAV).

¿Te fue útil este contenido?

Déjanos saber cuántas estrellas le darías

Valoración promedio 3.8 / 5. Conteo de valoraciones: 5

No hay votos

Lamentamos que este contenido no te haya servido

¡Ayúdanos a mejorar!

Como podemos mejorar este post?